ARQ VARIOS

 

Fuente Diario La Nacion, Arg

Frente al río Támesis están los almacenes que el arquitecto Richard Rogers (Florencia, 1933) reconvirtió hace décadas en su despacho. Acaba de ganar algo así como el Nobelde Arquitectura, el Premio Pritzker, pero el renacer del estudio del autor del Centro Pompidou, el rascacielos Lloyds en la City londinense, se cuece desde hace una década. Hoy levanta edificios en Nueva York, Japón, Corea, Burdeos, Amberes, Barcelona y Londres. Inaugura viviendas sociales sostenibles y construye pisos de lujo en la orilla sur del Támesis, la zona de Londres que, tras un ciclo de charlas en la BBC, consiguió resucitar. Esas charlas –recogidas en el libro Ciudades para un Planeta Pequeña– lo encumbraron como el arquitecto de Tony Blair, lo convirtieron en el artífice de la reconversión de Londres y lo hicieron lord, lord Rogers of Riverside. Un lord en bicicleta, que llega puntualmente, pedaleando.

–Blair ha sido una figura clave en la arquitectura de su país y en su propia carrera. ¿Cómo juzga su legado?

–Si hablamos de regeneración urbana, sin duda él sentó las bases para la regeneración de las ciudades británicas. ¿Cómo? Densificándolas. Ha dado prioridad a la reconstrucción de los núcleos urbanos en lugar de apostar por la expansión y el crecimiento, que es lo que las ciudades hacen hoy. Por primera vez en mucho tiempo, la gente está regresando al centro.

–¿Por qué es importante que la gente regrese al centro?

–Porque es la vida diaria de los ciudadanos lo que construye una ciudad. Una ciudad habitada está siempre más cuidada. No podemos tener vacíos en el centro por la delincuencia y salir a construir afuera como si en el corazón no pasase nada. Las ciudades deben tener un límite. Antes de apostar para extenderlas, hay que tratar de recuperar y sanear los centros. En España estamos todavía en la etapa uno. Los precios hacen muy difícil vivir en el centro de las ciudades. Aquí tratamos de compensarlo con vivienda social. La vivienda social no puede estar en guetos. Si apostamos por la integración, debe repartirse por todos los barrios.

–¿Cómo integrar a la población con la arquitectura?

–Poniendo límites. En Londres hemos dibujado una línea, una barrera que no podemos superar. Lo hemos llamado cinturón verde. Y allí ya no se puede construir. Sólo en el futuro, cuando no nos quede ni un pedacito de terreno en la ciudad que podamos reaprovechar. Perseguimos la densificación.

–¿Por qué?

–La gente que vive en ciudades compactas tiene mejor vida como peatón. Consigue caminar por su ciudad. Un número elevado de ciudadanos justifica inversiones en transporte público. Si la ciudad es de las extendidas, la vida se hace en el coche. Y eso trae más problemas ambientales, de ruido, de aparcamiento o de seguridad. Cuando los centros se abandonan, se convierten en guetos, y las ciudades están perdidas. Ese es el principal problema de Estados Unidos. Ken Livingstone, el alcalde de Londres, ha llevado esas ideas un paso más adelante. Londres espera tener un millón de habitantes más en los próximos años. Y ha decidido que no se van a levantar nuevos barrios. Se van a recuperar zonas internas.

–¿Qué ha ganado y qué ha perdido su arquitectura en cincuenta años de profesión?

–Uno pierde y gana al vivir. Forma parte del juego. La mayor ganancia ha sido que hicimos un informe sobre el urbanismo de Londres. Y el gobierno decidió convertirlo en su línea de actuación. No lo aplican al ciento por ciento, pero lo asumieron. Soy una persona que disfruta envejeciendo. Creo que la vida es mejor con más experiencia. Y pienso que esa idea me viene de los problemas que tuve en la infancia. Si empiezas mal, lo tienes más fácil para mejorar. Claro que, con 73 años, el futuro puede ser más corto ahora que antes.

–Cuando empezó, ¿quién quería ser?

–Vengo de Florencia. Y uno que viene de Florencia quiere ser Brunelleschi. No lo digo en broma. Las ideas que he defendido siempre sobre el espacio público, la plaza para encontrarse, todo eso viene de la Italia renacentista, de la influencia helénica. La relación entre la sociedad y la arquitectura es el espacio público: el lugar de encuentro e intercambio de ideas. Yo me siento cercano a todos los arquitectos que tratamos de hacer evolucionar el movimiento moderno sin darle la espalda. Nosotros quisimos asimilar la lección de nuestros maestros y dar algo más. ¿Qué más se podía dar? Ellos habían pensado en la manera simple de construir; la manera económica, rápida y democrática: el cubo. A nosotros, en cambio, nos tocó llegar a la gente.

–¿Con qué frecuencia necesitan cambiar las ciudades?

–No cambian, evolucionan. Las mejores calles de Inglaterra son, todavía hoy, vías romanas. Uno de los errores que cometemos arquitectos y políticos es que cambiamos las ciudades con demasiada frecuencia. En lugar de cambiarlas con suficiente radicalidad para dejarlas descansar una temporada. La culpa la tiene el plazo político de los cuatro años. El éxito de Barcelona es que logró empalmar tres turnos de alcaldes persiguiendo el mismo objetivo: mejorar la ciudad. Una ciudad no se cambia en menos de quince años. Lo que disfrutamos de las ciudades no ha cambiado en toda la historia de la humanidad: caminar con tu pareja por una calle agradable, sentarte en los escalones de la puerta de casa al sol. Esas cosas cotidianas son básicas. Dan calidad a la vida. Mientras el ciudadano no tenga lugares de paseo y tranquilidad frente a su casa, no confiará en la arquitectura. Y en los políticos.

Por Anatxu Zabalbeascoa Para LA NACION

Río de Janeiro remodelará las favelas

 

En la imagen, el acceso a las favelas segun el proyecto de O. Niemayer

 

Millonario plan, que incluye obras del arquitecto Oscar Niemeyer, beneficiará a los barrios más pobres y peligrosos. ——————————————————————————– Una enorme piscina pública, canchas de fútbol, un teleférico, un diseño modernista del arquitecto Oscar Niemeyer y edificios residenciales serán construidos en Rocinha, una de las favelas de Río de Janeiro más conocidas. Las mejoras son parte de un proyecto presentado ayer por el gobierno de Río de Janeiro al gobierno federal para refaccionar las favelas e incluirlas en el trazado urbano de la ciudad, como parte del Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC), el eje del segundo gobierno del Presidente Luiz Inácio Lula da Silva. Al anunciar el proyecto en julio, el Presidente Lula prometió que el Estado recuperará espacios usurpados por el narcotráfico y lamentó que estos barrios hayan sido "abandonados" durante décadas. El programa federal prevé en total inversiones por el equivalente a unos US$ 1.700 millones para urbanización, salud y educación, en un esfuerzo por "competir" con las bandas de narcotraficantes para conquistar a la comunidad, dijo el gobernante, consignó EFE. Las obras beneficiarán a las principales y más peligrosas favelas de Río de Janeiro: Rocinha, Complexo do Alemao, Manguinhos, Complexo do Cantagalo y Morro do Preventorio (en la vecina Niteroi). Una de las partes más llamativas de la nueva urbanización es una obra del famoso arquitecto Oscar Niemeyer, que se instalará en la Rocinha, la más grande de la ciudad. El proyecto consiste en un enorme arco y una pasarela para peatones que integrará esa población, asentada en una ladera, con avenidas adyacentes y con el exclusivo barrio de "Sao Conrado", según detalles de la obra publicados ayer por el diario "O’ Globo". El arco diseñado por Niemeyer estará integrado a la sinuosa pasarela y curiosamente recuerda a la M estilizada de la cadena de comida rápida McDonald’s. Nuevas casas Las nuevas obras en Rocinha incluyen, además de la piscina, un complejo deportivo, un plano inclinado de acceso a la comunidad, dos guarderías, un minihospital y 500 nuevas viviendas en la parte alta, destinadas a las familias que serán desalojadas a causa de las obras de reurbanización en la parte baja. Los fondos para ejecutar el proyecto provendrán del llamado Programa de Aceleración del Crecimiento, para el que se han anunciado inversiones por unos 250.000 millones de dólares hasta el 2010, especialmente en energía, infraestructura, servicios, industria, comunicaciones y saneamiento urbano. INVERSIÓN SÓLO en Río de Janeiro se invertirán US$ 450 millones del total de US$ 1.700 millones destinados al plan general del gobierno federal.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s