Brasil

São Paulo… de lo mejorcito…

Finalmente llegó el dia de visitar una de las ciudades más importantes de Brasil, la ultima de ellas, mi llegada a la ciudad fue espectacular, por la mañana y aterrizando enmedio de la ciudad!! el aeropuerto de vuelos nacionales que está enmedio de la ciudad, muy, muy cerca de los edificios va descendiendo… tomé el bus hacia el hostel que pillaba al lado de la avenida paulista, muy cerca del Maspi, proyecto de Lina Bo Bardi, y ya esa mañana cuando me situé un poco, salí a conocer la ciudad, lo primero, uno de los museos más nuevos, el de la lengua portuguesa en la estación de la Luz(imag1), y junto a este la Pinacoteca, ambos proyectos muy buenos y recientes, el segundo de Paulo Mendes, y como siempre una intervención correctísima, y después de eso, el Memorial de América Latina de Niemeyer(imag2), es un área dedicada a la cultura de esos países, con varios edificios en la línea del arquitecto carioca, el próximo día tocó visitar algunos estudios importantes de Brasil y también el centro de la ciudad, así como el Parque de Ibitapuara, con el Museo de Arte Moderno, el Museo Afro-brasilero(imag3)que es espectacular!! y el edificio de la bienal de sao paulo con otra exposición brasil-africa muy interesante, y esa tarde dió incluso para conocer el estudio de Paulo Mendes que para mi sorpresa tiene de vecino en la misma planta el estudio de Vilanova Artigas!!! increíble!!, como no, posterior visita nocturna a la plaza del Patriarca donde está uno de sus últimos proyectos(imag4), el último día conseguí visitar el Museo de Escultura Brasilera, uno de los mejores proyectos de Paulo(imag5) y la última noche visita por una de las zonas mas chic de la ciudad, para al próximo día salir de vuelta a BH y volver a ver la ciudad desde lo alto, espero, eso si, poder volver a Sao Paulo porque me encantó, y así si dará para contar cosas de la ciudad, otra cosa interesante es lo espectacular que es el metro de sampa, así como la preparación de los paulistas para la copa del mundo poniendo pantallas gigantes en puntos relevantes de la ciudad, pantallas de plasma en el aeropuerto para ver los partidos del campeonato…, cómo se nota que es la ciudad más grande de Brasil!! todo es a lo grande

Por que Sao paulo…

SAO PAULO BRASIL……….

Nuestra estadía en la ciudad de Sao Paulo superó ampliamente las expectativas con las que habíamos llegado, que de por si no eran pocas. Sao Paulo sorprende (una vez más) por su escala, por su intensidad, por su exhuberancia,…y obviamente, también lo hace con su arquitectura. Durante la charla que habíamos tenido con Rodrigo Queiroz en la FAUUSP, él nos contaba que el hecho de la construcción de Brasilia y el consiguiente traslado de la capital del país hacia allí, había significado entre otras cosas que Río de Janeiro comenzara a perder protagonismo y presencia dentro del panorama de la producción cultural brasileña, y por contrapartida que Sao Paulo manera tomara ese lugar. Al recorrer la arquitectura moderna paulista, al visitar obras de Mendes da Rocha, de Lina Bo Bardi o del mismo Villanova Artigas, la relación entre esa idea que no sugirió Rodrigo y la contundencia, la expresividad y la libertad creativa que muestran dichas obras se vuelve por demás de evidente. Esa época sin dudas que marcó esta ciudad, y el legado de obras que dejó se erigió como un ícono que condicionó el rumbo de la arquitectura brasileña. Vale la pena recorrerlas, vale la pena descubrirlas y sorprenderse. Vale la pena disfrutarlas…
Pero las ciudades no solo se conforman con obras de arquitectura, y para que una ciudad pueda disfrutarse plenamente es necesario encontrarse también con gente copada. Por suerte, Proyecto Brasilia fue recibido y conducido en esta Sao Paulo gigante por la arquitecta Rafaela Nakid, nuestra nueva gran amiga. Rafaela no solo ofició de guía arquitectónica y por momentos hasta de interprete nuestra, sino que además de ello nos compartió sus amigos y nos guió por la noche paulista. Arrancamos este post diciendo que nuestra estadía en Sao Paulo había superado nuestras expectativas, y en gran medida eso fue gracias a Rafaela y a toda la onda que le puso. Una vez más: Gracias Rafa!!!… gracias por tu onda, por tu hospitalidad y por tus pilas… no hubiera sido lo mismo Sao Paulo para nosotros sin tu compañía.
Nuestra recorrida arquitectónica por Sao Paulo continuó y fue por demás de fructífera. En el post anterior ya habíamos mencionado las obras que habíamos visitado en los días subsiguientes. Acá van un par de fotos.

Este es el Museo Brasileño de Esculturas de Mendes da Rocha

Otra viste del Museo Brasileño de Esculturas.

Una vista diurna del MASP de Lina Bo Bardi.

El Parque Ibirapuera, la huella de Oscar en Sao Paulo.

Con Paulo… otro amigo.
Nuestra estadía en Sao Paulo se extinguía y todavía no habíamos visto toda la arquitectura que pensábamos visitar. Si de algo nos habíamos dado cuenta en lo llevábamos del viaje era que hacía falta tiempo para conocer la arquitectura de una ciudad… bastante tiempo… al menos bastante más del que nosotros teníamos planeado. En cada ciudad que visitamos nos esforzamos bastante por cumplir con nuestro itinerario, pero a la hora de partir casi siempre nos quedaron cosas por ver, casi siempre nos quedamos con ganas de ver más. Entonces, en una pequeña reflexión grupal que tuvo lugar alguna ruta a bordo de nuestra combi concluimos que a nuestro itinerario o bien le sobraban ciudades o le faltaba tiempo, era un itinerario demasiado pretencioso. Pero era parte de la programación de este Proyecto Brasilia y entonces, también nos dijimos, lo mejor era esforzarnos por cumplirlo dentro de nuestras posibilidades, y así seguir. Así es que seguimos… así es que vamos, y si bien nos quedamos casi siempre con ganas de más, tampoco es que vayamos tan mal… vamos… a fondo pero vamos… y eso nos hace sentir bien.
En ese “ir” de este Proyecto Brasilia estábamos, cuando uno de sus integrantes (tal vez en un rapto lunático) dijo que antes de partir de Sao Paulo debíamos intentar verlo a Paulo Mendes da Rocha. Mendes da Rocha, arquitecto paulista, es uno de los pocos latinoamericanos que ganaron el premio Pritzker (junto con Oscar Niemeyer y con el mexicano Luis Barragán). Para los que no lo sepan, el premio Pritzker es algo así como un Premio Novel pero de arquitectura. Por ende, Paulo es una de las eminencias de nuestro continente en cuanto a arquitectura se refiere. Peor más allá de estos títulos que no siempre reflejan lo que uno siente cuando camina una obra, habíamos visitado varios edificios de Mendes da Rocha y estábamos realmente sorprendidos: la obra de Paulo no solo deslumbra por su manejo de los materiales, de las formas y su inserción dentro de la ciudad, sino que además de ello sus edificios, más allá de la función para la que fuesen diseñados, gozan de una apropiación intensa por parte de la población, y que sus espacios exteriores se transformaban en espacios públicos intensos, llenos de vida.
Sea como fuere, llegar a Paulo no iba a ser una tarea sencilla, y a la vez sería un broche de oro para cerrar nuestra estadía en Sao Paulo. En realidad todavía yo no sé exactamente como fue que llegamos e su estudio: probablemente haya influido nuestro encuentro con Solano Benítez, habíamos tirado también algunas líneas por intermedio de Rodrigo Queiroz de la Universidad de Sao Paulo, otras tantas a través del arquitecto Andrei de la Universidad de Brasilia, y también habíamos conseguido el teléfono de su estudio y habíamos insistido con llamados para concertar un encuentro… Todavía no sé como fue que llegamos hasta ahí, pero el lunes, por la mañana, durante nuestras últimas horas en la ciudad, los siete Proyecto Brasilia más nuestra amiga Rafaela estábamos ahí, en el estudio de Paulo Mendes da Rocha… sentados con él hablando de arquitectura… de Latinoamérica… de nuestra identidad… y sobre todo de su obra. Un grande Paulo… verdaderamente un grande… y por si nosotros hubiera sido nos hubiéramos quedado hablando con él horas y horas… realmente no daban ganas de irse, no daban ganas de que esa charla se termine… y no queremos agrandarnos demasiado, pero nos quedó la sensación de que si por él hubiera sido también se hubiera quedado hablando con nosotros un tiempo más… Pero los compromisos pusieron límites, y su secretaria nos interrumpió diciendo que ya era la hora de la próxima reunión.

Mendes Da Rocha en su estudio hablando y gesticulando.

Proyecto Brasilia escuchando al Maestro.

Te acordás Paulo de aquella vez?… le dijo el Luifa entre risas.

Paulo nos despidió del mismo modo que nos recibió: estaba solo en su estudio repleto de maquetas y de planos gigantes de papel vegetal… solo… mirando a la ciudad de Sao Paulo a través de un gran ventanal corrido… fumando un cigarrillo… y con su premio Pritzker guardado quien sabe donde, pero lejos de la vista de la gente que recibe… Un grande Paulo… un arquitecto grande… uno más de los que esta América Latina acuñó… y uno más de los que tuvimos el enorme privilegio de conocer.
Nos fuimos de su estudio del centro de la ciudad de Sao Paulo, y esta vez no teníamos a la playa de Copacabana en frente, ni había puestos de caipirinhas…. Esta vez teníamos cerca una estación de subte abarrotada de gente, y teníamos nuestro equipo de mate con agua caliente… Motivos no nos faltaban… la bebida tampoco… brindamos entonces una vez más por esta vida… esta vez con mate… y en el metro de Sao Paulo…

Alguien de esta ciudad nos recomienda visitarla ??

y nos puede dar un por que de visitar sao paulo????

escribanos.

 

Colegio Hontanares medellin

 Colegio Hontanares – 2009  Plan B

Panorámica general del conjunto

1. ¿Cuál es el concepto clave del proyecto? ¿Surgió de una idea, del lugar, del usuario

En un proceso de diseño arquitectónico casi siempre trato de pensar que no hay conceptos clave o ideas clave, sino por el contrario, un conglomerado de intenciones concretas que provienen de diversos intereses, algunas veces muy arquitectónicos o constructivos, y en otros relacionados con hechos afectivos, climáticos, incluso energéticos. Entiendo el proyecto de arquitectura como el choque de esas fuerzas y, en el caso del colegio Hontanares, algunas de las fuerzas que aún siguen en pie se pueden reunir en los siguientes acuerdos:

Cinco acuerdos para un colegio
1. Accidentes Geográficos: La implantación y construcción de ambientes del proyecto debe surgir de su relación con la diversidad geográfica del lugar. Los accidentes geográficos determinan el programa y la actividad.
2. Bancal: El proyecto debe surgir a través de la construcción de un bancal longitudinal que atraviese la diversidad topográfica siguiendo la extensión de una curva de nivel. En zonas de alta inclinación, esta acción permite hacer cortes y llenos de tierra moderados además de definir un recorrido plano, extendido y fácilmente practicable para niños y profesores.
3. Tiempo y crecimiento: Creemos adecuado vincular el crecimiento de los niños con el movimiento longitudinal a través de las diversas formas de la geografía. Cuando un estudiante se gradúe del colegio habrá pasado un tiempo en cada uno de los accidentes mencionados.
4. Arquitectura Natural: Este proyecto no busca respetar o acomodarse a la naturaleza, sino hacer parte de ella a través de acciones sencillas: vincular los accidentes geográficos a la configuración geométrica, proponer un material de construcción emparentado al color de la arcilla del lugar, definir un patio para cada aula, un pasillo de recreo y observación, definir cubiertas jardín, terrazas deportivas, jardines topográficos y cultivos frutales, determinar un módulo flexible y abierto e introducir ensayos figurativos referidos a animales nativos.

5. Concentración y dispersión: Este proyecto debe ser más paisaje dinámico que forma abstracta. La arquitectura debe colaborar a través de su geometría con la dispersión de los niños por el lugar, con cierta libertad de movimiento, pero también con la posibilidad de concentración para actividades compartidas en la meseta superior.
Planta general y planta de primer piso
Secciones
Sección y fachadas


2. ¿Cómo relaciona este proyecto con otros de sus proyectos?

Todos los proyectos se relacionan a través de uno y su equipo de trabajo. Alguna vez oí decir al arquitecto argentino Rafael Iglesias que el proyecto de arquitectura más importante de un arquitecto es su vida misma. Eso que parece muy obvio, a veces se olvida. Creo que uno hace un sólo proyecto de arquitectura durante toda la vida: ya sea académico, profesional, crítico u operativo: veo la arquitectura como una disciplina fronteriza, mezclada, que te permite realizar diversas actividades simultáneas. Hay estrategias en el Colegio que luego han sido ampliadas, o vueltas a utilizar: el tema de entender los salones como patrones espaciales repetitivos que pueden adaptarse a una forma general que los acoge o a la que dan geometría, la opción de realizar proyectos en un único nivel cero, sin escaleras, lo cual permite que todos los lugares toquen la tierra en una posición exclusiva y que puedan tener cubierta, y el esfuerzo por entender el hecho tectónico como configuración del paisaje es un tema que se ha trabajado en planb de manera reiterativa.

3. ¿Qué tanto y cómo se transformó el proyecto del diseño a la construcción?


El proyecto inicial fue un concurso privado en el que se planteaban cubiertas inclinadas en hormigón a la vista: cuando entramos a desarrollarlo hubo una fase en la que insistimos en esa opción, pero finalmente los costos y el hecho de estar forzados a realizar una construcción muy simple, nos llevó a la opción de trabajar con bloques de concreto en varios tonos tierra (los mismos colores que surgieron del movimiento de tierras del lugar) y con cubiertas metálicas en dos colores. Pero esos cambios cada vez los veo más como el transcurrir normal de un proyecto: para nosotros lo importante está en que esas fuerzas mezcladas que mencionaba al principio sigan existiendo en el él, lo sigan explicando.

4. Constructivamente, ¿cuál fue el detalle más crítico, el más exigente de resolver?

Creo que el movimiento de tierras, porque él mismo era el proyecto, su cualidad paisajística, su garantía de un solo nivel de recorrido.

Proceso constructivo

5. ¿Cómo y por qué eligieron los materiales?

Con el tema de los bloques hay diferentes motivos: queríamos un material cercano a los colores del lugar, con una gama cambiante sutil, pero además el tema de los costos era fundamental: este es un proyecto muy económico, y le apostamos a realizar un movimiento de tierras muy cualificado para poder posicionar muy bien el colegio. En parte se le dio más fuerza a la localización y el movimiento de tierras que a los materiales. Con las tejas de cubierta queríamos de nuevo una gama de colores. En este caso solamente se utilizaron dos, pero sin duda aspectos técnicos comunes nos llevaron a esa elección. En realidad este es un proyecto muy básico desde el punto de vista del material: pisos en baldosas de cemento de color, algunas columnas metálicas, muros en bloque, etc. Para los vidrios de las ventanas elegimos vidrios grabados de color verde, mezclados con vidrios normales: queríamos amplificar un poco el color de la hierba al interior de las aulas y cafetería.

6. ¿Qué es lo que más le gusta del proyecto?

Me gusta el hecho de que sin ser un proyecto muy cualificado desde el punto de vista material o técnico, hecho con poco dinero pero con mucho compromiso por parte de los clientes, posee la fuerza de la geometría, del paisaje, del recorrido, del movimiento… y creo que admite o propicia una cercanía muy directa de los niños con su entorno, con la naturaleza biológica.

7. ¿Qué harían diferente si tuvieran la oportunidad de volverlo a hacer?

Este es un proyecto que ha sido planeado en varias etapas de construcción: actualmente está construida la primera fase de salones, cafetería y baños. En una segunda fase se harán nuevas aulas, biblioteca, etc… esta condición de ser una arquitectura que se construye en el tiempo es muy interesante, te da la opción de variar algunas intenciones, de comprobar algunas cuestiones a través del día a día del colegio: es un verdadero proyecto abierto. Pero las cosas se dilatan, y a veces no dejo de sentir la tentación o el gusto de poderlo haber hecho completo en una sola fase de construcción. Pero de nuevo, diría que prefiero la arquitectura posible, viable, y si esas han sido las restricciones del proyecto, prefiero disfrutarlas.

8. ¿Visita el proyecto después de finalizada su construcción? ¿Por qué sí o por qué no?

Como lo decía anteriormente: el proyecto no está acabado, y el hecho de tener muy buenas relaciones con los clientes ha permitido visitas constantes para ver opciones de las fases siguientes. No sabemos cuando pueda comenzar la siguiente etapa de construcción, pero en todo caso me gusta ver el desempeño y la vida del edificio. Yo entiendo que la arquitectura no es solamente el hecho tectónico o constructivo, sino el desempeño y la vida de las personas con ella, o con el proyecto en concreto. Me gusta pensar que la arquitectura está hecha de los intercambios afectivos y socio ambientales que ella misma posibilita, y en esa medida es muy útil volver a los proyectos para disfrutarlos y vivirlos con las personas.

Ficha técnica
Nombre del proyecto: Colegio Hontanares
Categoría: Equipamento escolar
Ubicación: Municipio El Retiro, Antioquia, Colombia.
Cliente: Evolucionar S.A.
Arquitectos diseñadores: Felipe Mesa, Alejandro Bernal, Planb: www.planbarquitectura.com
Colaborador: Federico Mesa
Constructor: Gabriel Tamayo
Área del lote: 60.423 M2
Área construida: 1843 M2
Costo de la obra: 700 mil pesos M2
Año: 2006
Materiales y proveedores: Bloque de concreto INDURAL, tejas METECNO.

Derechos  A57arquitectura

Archiprix 2009

ARCHIPRIX INTERNACIONAL2009

 MONTEVIDEO

por Federico Gastambide y Marcelo Danza

Cada dos años Archiprix Internacional invita a todas las Facultades y Escuelas de Arquitectura, Diseño Urbano y Paisajismo a seleccionar su mejor proyecto de graduación y presentarlo a un concurso mundial a ser fallado por un jurado de destacados arquitectos y académicos. La fundación holandesa con sede en Rótterdam que lleva adelante el ambicioso emprendimiento tiene por política cambiar el país anfitrión en cada edición. La primera fue en Rótterdam en el 2001, en 2003 en Estambul, luego en 2005 fue en Glasgow y en 2007 Shangai. Una vez tomada la decisión de que en 2009 la sede fuera una ciudad latinoamericana sólo faltaba definir cual y buscar la asociación con una universidad local. Los buenos resultados de los Proyectos de Fin de Carrera uruguayos en las ediciones anteriores (nominación en Estambul y un primer premio en Glasgow) motivaron la curiosidad de los organizadores de conocer la Facultad de Arquitectura de Montevideo. Una vez que estuvieron en ella la decisión final fue tomada y Archiprix Internacional  desembarcó en Montevideo, Uruguay, desde el 26 de marzo hasta el 3 de abril.

Archiprix apuesta a la búsqueda experimental. Los trabajos presentados parten de situaciones muy diferentes, con una enorme riqueza de enfoques y resultados, reflejando la dinámica de la arquitectura y el urbanismo en las escuelas actuales.  Queda de manifiesto en los proyectos seleccionados cuan disfrutable, imaginativo y cautivante puede ser el proyecto de graduación. Es una oportunidad única que se da cada dos años donde se presenta una nueva generación de talentosos arquitectos, urbanistas y paisajistas, preparados para enriquecer, ampliar y movilizar la actividad profesional.

El pasado 1 de abril fue la apertura de la exhibición Archiprix Montevideo 2009 en la Facultad de Arquitectura donde quedaron a la vista la totalidad de los trabajos presentados.

En esta ocasión los proyectos fueron evaluados por un jurado internacional conformado por: Salvador Schelotto (Uruguay), Sou Fujimoto (Japón), Juan Herreros (España), Anne Lacaton (Francia) y Mario Schetman (México).

De entre más de 200 proyectos presentados se nominaron 24 trabajos para los primeros premios.

LOS PREMIADOS

De los 24 nominados se premiaron ocho proyectos provenientes de diferentes universidades de Japón, Chile, Holanda, Escocia, Noruega y España. El común denominador a todos es una fuerte componente experimental e innovadora con resultados muy destacados.

El proyecto del chileno Tomas García de la Huerta toma la mina ‘Transito’ en actual proceso de abandono en el desierto de Atacama al norte de su país para ser transformada en el primer Museo de la Minería de Chile y se encuadra dentro de un programa de conservación llevado a cabo en conjunto entre la Universidad de Atacama y la Municipalidad de Tierra Amarilla.

El proyecto denominado Maja Turg: un mercado para Tallin, situado en la capital de Estonia y diseñado por Max Rink de la Universidad de Delft de Holanda esta situado al oeste del casco histórico, en una zona fronteriza detrás de la estación de trenes en donde se encuentra el ‘mercado ruso’ que hace de enlace entre el centro de la ciudad y la periferia. Investiga el potencial del mercado como atractor de nuevas funciones complementarias con un diseño que articula esa topología al aire libre con el espacio público urbano. Su forma novedosa de organización genera un modelo tipo “esponja” donde la propiedad del espacio interior siempre será negociable.

El proyecto Markerpark de Sander Lap también de Holanda retoma el mayor proyecto de recuperación de tierras de la historia de los Países Bajos realizado en 1917, el Markerwaard. Este trabajo desarrolla una batería de acciones en el paisaje como un ‘anillo de archipiélagos’ aludiendo a como la recuperación ecológica de una periferia puede transformar la calidad de vida del espacio metropolitano.

Finalmente el proyecto de Pasqual Herrero Vicent, 09_Deeply rooted tree, una Escuela de Arquitectura en el casco antiguo de Valencia, España así es descrito por su autor: ‘el lugar contiene la esencia del proyecto, se puede caminar por la calle y sentir el pasado con su ambiente artesanal… sonidos, olores, personas… ¿podríamos recuperar esta atmósfera con el proyecto, restaurando la vida y la imagen de marca de todas las capas urbanas presentes en el barrio?’ Esta es la historia de un árbol profundamente arraigado, que crece en medio de un antiguo monasterio que ya no existe. El árbol aparece en la superficie, tomando las sustancias de la tierra, elevándose y generando intersticios para la ciudad. Su forma surge de su adaptación al contexto urbano, protegiendo un interior verde. El proyecto toma el comportamiento del árbol como metáfora, completamente construido en hormigón y madera se moldea con la luz, los materiales, las sombras y el movimiento. Una arquitectura esencial creadora de atmósferas para aprender, hablar y leer. El árbol es una escuela de arquitectura, un lugar para aprender a trabajar con artesanos, artistas y ciudadanos.

El resto de los ganadores que completan la lista fueron:

Matthew Murphy con el proyecto Mercados Metropolitanos en Shangai, University of Edinburgh, Dept of Architecture – Edinburgh, Scotland;

Kazuaki Hattori con el proyecto Tokio Litoral Art Center, University of Tokyo, Department of Architecture, Faculty of Engineering – Tokyo, Japan;

Espen Folgerø con el proyecto Espacio Devocional, Bergen School of Architecture – BAS – Bergen, Norway;

Ryo Kitazawa con el proyecto MArchitecture, Tokai University, Department of Architecture and Building Engineering – Kanagawa, Japan

A MODO DE BALANCE PRECARIO;

Archiprix internacional fue una excelente oportunidad de conocer directamente la producción contemporánea de los mejores Proyectos de Fin de Carrera de las principales universidades del mundo. La enseñanza de la arquitectura parece debatirse, como siempre lo ha hecho, entre modelos diferentes. En un extremo del espectro están los trabajos de fuerte carga experimental, menos comprometidos con la producción profesional y que toman como estimulante desafío ampliar los límites de lo disciplinar. Son trabajos o ensayos que por lo general parten de conceptos potentes y no tienen en el desarrollo proyectual técnicamente preciso su principal objetivo. En el otro extremo existe una mirada más pragmática que vincula la producción académica con la contingencia del mundo profesional contemporáneo. Son trabajos que por lo general parten de situaciones programáticas frecuentes en el desempeño laboral y dedican su esfuerzo a desarrollar con profundidad las componentes técnicas y de diseño de la obra.
No se hace fácil que ambas cosas convivan en un único proyecto de graduación.
Ese parece continuar siendo el desafío más ambicioso que podríamos proponernos para los Proyectos de Fin de Carrera de los próximos años.

WORKSHOP “ARCHIPRIX MONTEVIDEO 2009”

El evento reunió a destacados arquitectos recién graduados durante una semana en Montevideo. El tema propuesto en esta edición fue “PUERTO CIUDAD AGUA MUNDO”, y se  investigaron algunas de las múltiples y complejas relaciones que la ciudad tiene con el agua, intentando develar nuevos escenarios que redefinan a Montevideo como una embrionaria metrópolis de la costa. Los más de ochenta participantes que asistieron se dividieron en 7 grupos de trabajo liderados por arquitectos emergentes de los últimos tiempos.

Los enfoques y resultados de las propuestas fueron variados y las miradas muy diversas. El trabajo liderado por Andrés Ferrari (Argentina) se centro en la Bahía de Montevideo y las posibilidades de reposicionamiento de la misma a partir de liberar y ganar nuevos espacios hoy desatendidos, el trabajo liderado por Anna Rocha (Holanda) trabaja sobre la idea de que una serie de acciones en forma de anillo entorno a la Bahía puedan desencadenar nuevos procesos en la ciudad, capitalizando su acceso oeste y generando nuevos escenarios exóticos y llenos de optimismo. Los grupos de Anna Heringer (Austria) y de Ignacio Borrego (España) analizan Montevideo interrogando a la ciudadanía sobre como les gustaría que luzca su ciudad, la sociedad tiene un rol activo y fundamental en las primeras decisiones. Mientras Borrego reutiliza las infraestructuras ferroviarias abandonadas del puerto para un nuevo parque urbano, Heringer trabaja en el realojo de un asentamiento ilegal al norte del ostentoso barrio de Carrasco. Los equipos de Mario Báez y Adrián Duran (Uruguay) y el del ingles Cristian Prockter transgredieron el borde costero del este de la ciudad, alterando el imaginario que los montevideanos tienen desde la “rambla sur” hasta la “rambla Pocitos”, los primeros dejaron una cautivante presentación de imágenes que hibridan la cultura folklórica montevideana con intervenciones de fuerte impacto en la costa, el segundo aposto con cuatro acciones mas desenfrenadas, inéditas en la historia de la ciudad, desdibujando literalmente el borde costero para construir otra rambla, tal vez la rambla que debemos pensar para el siglo XXI. Finalmente el trabajo liderado por Martín Cobas y Federico Gastambide titulado WATERSTUDIO exploró el potencial del agua como material performativo enfatizando en la construcción de una estética de flujos e imágenes en movimiento. ¿Cómo puede el agua operar como instrumento de diseño del paisaje, de renovación urbana, de cambio político, y de producción espacial? En un tiempo de paradigmas inestables y regímenes inciertos, el agua puede devenir metáfora apropiada de la condición de lo impredecible.

Imágenes Workshopping

WATERSTUDIO = hombre al AGUA!*

El trabajo de WATERSTUDIO parte de una serie de estrategias metafóricas: selvas-acuáticas, bombas de agua, paisajes de joyas… luego, rápidamente: melancolía, el horizonte como paisaje melancólico. Y entonces: desdibujar la línea del horizonte montevideano. TRES HORIZONTES: horizontes difusos, horizontes sólidos, horizontes móviles… horizontes como límites; horizontes como puentes a lo desconocido… Pero la estrategia visual (paisaje emocional), y su correspondiente producción de afectos (que ocuparán la dimensión estética), debe ser complementada con la verdadera producción de cambio político y diferencia territorial.

El campo energético acuático crea energía utilizando el movimiento natural del agua. Turbinas y motores son sustituidos por el principio de piezoelectricidad, ‘la habilidad de algunos materiales de generar un potencial eléctrico en respuesta a la aplicación de un esfuerzo mecánico.’ (Gustav H. Gautschi, Piezoelectric Sensorics). La energía creada en el mar es transportada a la ciudad e infiltrada como energía más información, creando de este modo un flujo de intercambio informacional y energético desde el mar hacia la ciudad y desde la ciudad hacia el mar, una suerte de doble-espiral de diferenciación y cambio potencial. Si el campo energético acuático es concebido como una manera novedosa de experimentar el mar desde la ciudad y como un sistema de producción de energía que será transformada en información, el campo que se encuentra en la ciudad no es solamente un campo receptor sino también un sistema para introducir diferencia, cambio, y potenciales nuevas conexiones en la ciudad alejada del mar.

hombre al AGUA!* crea el espacio para una tensión de información a través de toda la ciudad. A la vez que reconoce la capacidad de cambio de la ciudad, también asume la imposibilidad de una ciudad ecuánime. El loop acuático es, en realidad, un circuito abierto: las condiciones climáticas y el consumo de energía determinan en gran medida las posibilidades de intercambio. La metáfora de acuatizar/energizar es una estrategia de comunicación para energizar la ciudad en todos sus niveles.

hombre al AGUA!* comunica la belleza del agua… y su potencial político; produciendo energía, produciendo belleza…

http://static.slideshare.net/swf/ssplayer2.swf?doc=waterstudioarchiprix2009-090504195707-phpapp02

Las imágenes son gentileza y patrimonio de:
SMA – Servicio de Medios Audiovisuales, FARQ.
Grupo Organizador Archiprix Montevideo 2009, FARQ.
Marina van den Bergen, ARCHINED REPORT, Archiprix Internacional