Casa en Guimarães, Portugal

Sequeira Architects

El agradable paisaje y la ubicación orientada hacia el oeste fueron las características a tener en cuenta para favorecer las áreas sociales y privadas con la explotación de luz natural y una vista privilegiada.

 

Casa en Guimarães, Portugal. Sequeira ArchitectsFotos: Nelson Garrido

En planta baja se encuentra la sala y el comedor, y la terraza con la piscina, con la posibilidad de integrar el espacio interior con el exterior desplazando las puertas corredizas.
En la planta media se encuentran los dormitorios y en el nivel más alto se aloja la oficina y un balcón al aire libre que disfruta de la mejor vista de todo el edificio.

Casa en Guimarães, Portugal. Sequeira ArchitectsSequeira Architects | Foto: Nelson Garrido

 

Casa en Guimarães, Portugal. Sequeira ArchitectsSequeira Architects | Foto: Nelson Garrido

 

Casa en Guimarães, Portugal. Sequeira ArchitectsSequeira Architects | Foto: Nelson Garrido

 

Casa en Guimarães, Portugal. Sequeira ArchitectsSequeira Architects | Foto: Nelson Garrido

 

Casa en Guimarães, Portugal. Sequeira ArchitectsSequeira Architects | Foto: Nelson Garrido

Casa en Guimarães, Portugal. Sequeira ArchitectsFotos: Nelson Garrido

Casa en Guimarães, Portugal. Sequeira Architects
Planos de casasFotos: Nelson Garrido

Casa en Guimarães, Portugal. Sequeira ArchitectsFotos: Nelson Garrido

 

Sequeira Architects
Sequeira Architects en Arquitectura Arkinetia

Fotos: Nelson Garrido
Nelson Garrido en Arquitectura Arkinetia

Anuncios

Mod Fab

Taliesin Mod Fab

Casa prefabricada

Taliesin Mod.FabTM es un ejemplo de habitación simple, elegante y sostenible en el desierto. La casa prototipo de 65m2, dos ambientes, construida con paneles, permite un montaje rápido y económico en taller e in situ.

Casas prefabricadas en arkinetia >>>

Puede ser conectada a servicios públicos o bien funcionar desenchufada de toda red gracias a dipositivos de bajo consumo y aprovechamiento de recursos naturales: agua de lluvia, ventilación, orientación, energía solar, etc. Las medidas principales permiten su transporte por carretera.

Taliesin Mod Fab. Casa prefabricadaFoto: Bill Timmerman

Taliesin Mod.FabTM fue diseñada y construida por estudiantes y graduados en la escuela Taliesin (Frank Lloyd Wright School of Architecture).

Taliesin Mod Fab. Casa prefabricadaFoto: Bill Timmerman

 

Taliesin Mod Fab. Casa prefabricada
DormitorioFoto: Bill Timmerman

 

Taliesin Mod Fab. Casa prefabricada
CocinaFoto: Bill Timmerman

 

Taliesin Mod Fab. Casa prefabricadaFoto: Bill Timmerman

 

Taliesin Mod Fab. Casa prefabricadaFoto: Bill Timmerman

 

Las siguientes imágenes se encuentran en PrairieMod

Taliesin Mod Fab. Casa prefabricada 

 

Taliesin Mod Fab. Casa prefabricada 

 

Taliesin Mod Fab. Casa prefabricada 

 

Taliesin Mod Fab. Casa prefabricada 

Taliesin en Arquitectura Arkinetia Blog
Casas prefabricadas en Arquitectura Arkinetia Blog

Texto original en inglés

The Taliesin Mod.FabTM is an example of simple, elegant, and sustainable living in the desert. The one-bedroom, 600-square-foot prototype residence relies on panelized construction to allow for speed and economy on site or in a factory. It can be connected to utilities or be “unplugged,” relying on low-consumption fixtures, rainwater harvesting, greywater re-use, natural ventilation, solar orientation, and photovoltaics to reduce energy and water use. The structure is dimensioned and engineered to be transportable via roadway.

The Taliesin Mod.FabTM was designed and built by graduate and undergraduate students at the Frank Lloyd Wright School of Architecture with the faculty guidance of Michael P. Johnson and Jennifer Siegal, project manager Christian Butler, recent M.Arch graduate, and assistant project manager Nick Mancusi, current BAS student.

Student participants in design and construction (alphabetical): Dakotah Apostolou, Ebbie Azimi, Thai Blackburn, Christian Butler, Jillian Brooks, Emil Crystal, Michael DesBarres, Daniel Dillow, Dave Frazee, Jeff Graham, Ryan Hewson, Erik Krautbauer, Nick Mancusi, Marietta Pagkalou, Lauren Rybinski, Andrea Tejada, Maya Ward-Karet, Hui Ee Wong, Todd Lehmenkuler, Russell Mahoney, Simon DeAguerro, Taryn Seymour

Casa Tenerife

Casa en Tenerife

Corona y P. Amaral Arquitectos

English text at DeZona

La ubicación de la casa, sobre el borde de un impresionante acantilado de 300 metros con vistas a una playa de arena negra, al volcán Teide y a una gran extensión de la costa norte de la isla de Tenerife, ha resultado decisiva para la propuesta arquitectónica.

La idea de la casa consiste en insertar una pieza monolítica de hormigón y vidrio sobre una plataforma de madera en el borde del acantilado, enfatizando así la geografía de la parcela.

Se ingresa desde el nivel superior a un volumen de dos alturas que alberga un espacio libre con vista directa hacia el Teide. Desde allí el mar aparece como una pared vertical.

Una plataforma de madera de Ipé rodea una alberca negra situada en el borde del acantilado. El espejo de agua se funde con el mar. La madera y el agua de la terraza subrayan el grandioso paisaje, a la vez que éste se enriquece con la arquitectura.

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

 

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

 

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

 

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

 

(ver más planos de casas en Arquitectura Arkinetia)

Por medio de una escalera recta se desciende al salón-comedor-cocina. La pared norte de éste soporta una gran biblioteca en doble altura de panel DM lacado y una sencilla chimenea. El resto es una gran cristalera de vidrios a hueso, sin carpintería para evitar cualquier interrupción de las vistas.

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral Arquitectos
EscaleraCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

 

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

 

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

 

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

La otra ala, de una sola planta, alberga dormitorios y servicios. Este volumen bajo se introduce en el de doble altura creando una L que encierra la terraza y la piscina. Los baños y vestidores son una caja de tabiquería seca acabada en DM lacado, modulada de forma que no se identifican las puertas y constituyendo un contrapunto a la fachada acristalada que da al mar.

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

Una persiana de módulos rebatibles de madera de Ipé confiere a la fachada la imagen de un cuerpo semitransparente y continuo. Este recurso enfatiza el carácter cambiante del entorno. Unos paneles corredizos de DM lacado separan o conectan entre sí los dos dormitorios, permitiendo el uso independiente de ambos ya que se puede acceder a ellos desde la terraza y tienen cada uno un baño incorporado. El del segundo dormitorio se desintegra ubicándose un lavabo y una bañera de hormigón en el espacio de la habitación.

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral Arquitectos
BañoCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

 

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

 

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

 

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

 

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

La jardinería, de especies autóctonas propias de los acantilados, se sitúa exclusivamente en el talud situado entre la calle y el volumen construido, de forma que la casa parece insertarse en la ladera natural.

En el sótano, y con acceso independiente desde la terraza, se ubica un gimnasio desde el que se puede ver el interior de la alberca por medio de una pared de vidrio. El resto de la superficie de la planta sótano aparece ocupada por una galería de servicio donde se ubican las instalaciones de fontanería y saneamiento que, de esta forma, resultan registrables en su totalidad.

Una pérgola exenta, de acero y madera, proporciona sombra a una parte de la terraza.

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

 

Casa Haines

Casa Haines, Australia

Christopher Polly Architect

La Casa Haines está situada en un suburbio de Sydney Newtown, en un área que muestra una actualización general del tejido urbano circundante. El contexto inmediato esta costruído predominantemente a ras del suelo en una y dos plantas. La proyecto consistía en la remodelación completa de una vivienda unifamiliar existente.

Casa Haines, Australia. Christopher Polly Architect

Christopher Polly Architect | Foto: Brett Boardman

 

Casa Haines, Australia. Christopher Polly Architect
Cocina

Christopher Polly Architect | Foto: Brett Boardman

 

Casa Haines, Australia. Christopher Polly ArchitectChristopher Polly Architect | Foto: Brett Boardman

 

Casa Haines, Australia. Christopher Polly Architect

Christopher Polly Architect | Foto: Brett Boardman 

Casa Haines, Australia. Christopher Polly Architect
GaleríaFrentes vidriados – acristaladosInteriorismo

Christopher Polly Architect | Foto: Brett Boardman
Casa Haines, Australia. Christopher Polly ArchitectChristopher Polly Architect | Foto: Brett Boardman

 

Casa Haines, Australia. Christopher Polly ArchitectChristopher Polly Architect | Foto: Brett Boardman

 

Casa Haines, Australia. Christopher Polly ArchitectChristopher Polly Architect | Foto: Brett Boardman

 

Descripción, fotos y planos en Plataforma Arquitectura
Christopher Polly Architect
Fotos: Brett Boardman

Viv aislada arg

Casa JD – Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina

BAK arquitectos

Esta obra es el resultado de un proceso que se inicia con la construcción en el año 2004 de una casa de veraneo en el bosque de Mar Azul, en que una envolvente de dos únicos materiales -hormigón y vidrio- resuelve la integración con el paisaje y da respuesta a los temas formales, estructurales, funcionales, de terminaciones y de mantenimiento.

 

Casa JD - Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina. BAK arquitectosBAKarquitectos | Foto: Gustavo Sosa Pinilla

La propuesta que el estudio viene realizando en el bosque Mar Azul, preocupada por integrarse al ambiente que la origina y tan alejada de los estereotipos del lugar, ha encontrado muy buena aceptación y son varios los encargos de casas con un pedido expreso de repetir la misma solución estético constructiva. Esto es sin duda muy gratificante para los arquitectos pero plantea a su vez una serie de interrogantes. Fue a partir de esos interrogantes que se elaboró la propuesta para la casa JD. El relieve particular del lote, la privacidad resultante de lo elevado del mismo respecto de la calle, las vistas al bosque libres de construcciones próximas y la particularidad del programa requerido, son los temas que hacen singular a esta casa con una propuesta estético constructiva similar a las otras construidas por el estudio en Mar Azul.

Casa JD - Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina. BAK arquitectosBAKarquitectos | Foto: Gustavo Sosa Pinilla

 

Casa JD - Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina. BAK arquitectosBAKarquitectos | Foto: Gustavo Sosa Pinilla

 

Casa JD - Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina. BAK arquitectosBAKarquitectos | Foto: Gustavo Sosa Pinilla

 

Casa JD - Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina. BAK arquitectosBAKarquitectos | Foto: Gustavo Sosa Pinilla

 

Casa JD - Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina. BAK arquitectosBAKarquitectos | Foto: Gustavo Sosa Pinilla

 

Casa JD - Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina. BAK arquitectosBAKarquitectos | Foto: Gustavo Sosa Pinilla

 

Casa JD - Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina. BAK arquitectosBAKarquitectos | Foto: Gustavo Sosa Pinilla

 

Casa JD - Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina. BAK arquitectosBAKarquitectos | Foto: Gustavo Sosa Pinilla

 

Casa JD - Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina. BAK arquitectosBAKarquitectos | Foto: Gustavo Sosa Pinilla

 

Casa JD - Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina. BAK arquitectosBAKarquitectos | Foto: Gustavo Sosa Pinilla

 

Casa JD - Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina. BAK arquitectos
BañoBAKarquitectos | Foto: Gustavo Sosa Pinilla

 

Casa JD - Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina. BAK arquitectosBAKarquitectos | Foto: Gustavo Sosa Pinilla

 

Casa JD - Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina. BAK arquitectosBAKarquitectos | Foto: Gustavo Sosa Pinilla

 

Casa JD - Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina. BAK arquitectosBAKarquitectos | Foto: Gustavo Sosa Pinilla

 

Casa JD - Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina. BAK arquitectosBAKarquitectos | Foto: Gustavo Sosa Pinilla

 

Casa JD - Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina. BAK arquitectosBAKarquitectos | Foto: Gustavo Sosa Pinilla

 

Casa JD - Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina. BAK arquitectosBAKarquitectos | Foto: Gustavo Sosa Pinilla

 

 

Casa JD - Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina. BAK arquitectos 

 

Casa JD - Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina. BAK arquitectos 

 

Casa JD - Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina. BAK arquitectos 

 

Casa JD - Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina. BAK arquitectosBAKarquitectos

 

Casa JD - Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina. BAK arquitectos 

 

Casa JD - Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina. BAK arquitectos 

 

Casa JD - Casa de veraneo, Mar Azul, Argentina. BAK arquitectos 

 

BAK arquitectos
BAK arquitectos en Arquitectura Arkinetia

Fotos: Gustavo Sosa Pinilla
Gustavo Sosa Pinilla en Arquitectura Arkinetia

Texto original de los arquitectos:

CASA JD
VIVIENDA DE VERANEO

Ubicación: Mar Azul, partido de Villa Gesell, provincia de Buenos Aires, Argentina
Arquitectos: María Victoria Besonías, Luciano Kruk.
Superficie del terreno: 600 m2
Superficie construida: 149 m2
Año de construcción: 2009
Fotos: Gustavo Sosa Pinilla

Esta obra es el resultado de un proceso que se inicia con la construcción en el año 2004 de una casa de veraneo en el bosque de Mar Azul con las siguientes premisas.

CONSTRUIR EN EL BOSQUE
Proponer alternativas que garanticen la supervivencia de los entornos naturales
Mar Azul es un lugar que conocemos hace muchos años por esa razón cuando en el 2004 construimos la primer obra sabíamos que teníamos que intervenir en un territorio que a pesar de su gran valor paisajístico nunca contó con un sostén legal que resguardara ese patrimonio de la voracidad de los que lotean con un único objetivo: sacar la mayor renta de la tierra. Que tampoco cuenta con un código que, comprendiendo la lógica de ese entorno privilegiado, reglamente resolviendo el desajuste entre ese loteo inapropiado y las posibilidades de construir sin que se pierda la calidad ambiental del sitio. A esta situación descripta se le suma como agravante la proliferación de una tipología “casa pintoresca en un lugar de fantasía”, que paulatinamente va “domesticando” ese bosque, dueño aún, de una potente presencia agreste. Operar en ese sitio significó entonces asumir sus desajustes como un desafío y ver, hasta dónde, los arquitectos podemos hacer un aporte alternativo.
La respuesta fue la proposición de una arquitectura de mínimos recursos tanto materiales como formales, no sólo como elección estética sino como principio ético de valorización de un uso más racional de los variados recursos disponibles. Esa arquitectura despojada debía incorporarse al paisaje con voluntad de pertenencia, buscando integrarse a esa realidad preexistente. Para que esto suceda es necesario “saber escuchar” lo que el sitio comunica de manera que los primeros acercamientos deben estar libres de prejuicios respecto del mismo para poder captar no solo los datos tangibles y por lo tanto calificables y mensurables, sino aquellas atmósferas que el lugar brinda y que sólo podremos percibir si nuestra mirada está libre de preconceptos sobre el mismo. Esto quiere decir practicar el ejercicio de “ver por primera vez”. Considerar los datos, dejarse invadir por esas sensaciones que el lugar suministra e imaginar como el propio proyecto los capitaliza, es fundamental para que arquitectura y paisaje puedan fundirse.
Habíamos practicado este ejercicio (casi como un vicio profesional) veraneando en Mar Azul en reiteradas oportunidades, de manera que valorábamos la potente presencia paisajística de su bosque, las sensaciones que suministran sus continuos cambios en el tiempo, pero además habíamos experimentado el microclima que provee: la atenuación de los fuertes vientos marinos que se producen debajo de los árboles, la sombra constante que estos suministran protegiendo del calor en verano aunque produciendo un ambiente muy húmedo en invierno, y algo que para nosotros fue determinante en la toma de decisiones a la hora de proyectar, el hecho de que bajo los pinos se ve reducida notablemente la cantidad de luz durante todo el año. También sabíamos que el bosque no requiere de mantenimiento, salvo remover la vegetación seca, si es que no se introducen nuevas especies que rompan esa armonía.

Aprovechar lo que el ambiente ofrece
Reconocer este particular microclima fue determinante, (junto con el bajo presupuesto disponible y la necesidad de mantenimiento nulo de la casa) de las decisiones estético-constructivas que definieron la obra. La necesidad de captar la luz dio lugar a concebir esa primer obra como un “semicubierto” y resolverla entonces con grandes paños de vidrio que desde adentro posibilitaran vistas en todas direcciones y desde afuera reflejaran el paisaje haciendo que la casa se mimetizara con el mismo. La necesidad de acelerar los plazos de ejecución de la obra y evitar su mantenimiento posterior nos decidió a construir con hormigón a la vista. La sombra reinante por otro lado nos permitía utilizar este material ya que la misma suministra suficiente protección térmica desde la primavera hasta entrado el otoño. Su acondicionamiento para el invierno no era demasiado relevante (aunque por supuesto estuvo previsto) ya que su uso es muy limitado dada su condición de casa de veraneo. La aislación hidrófuga se resolvió con un hormigón de gran compacidad y con un estudio de la forma de la envolvente para que la evacuación del agua de lluvia se realizara muy velozmente.

Usar de manera sensata los recursos disponibles
La calidad expresiva del hormigón visto y sus propiedades de resistencia e impermeabilidad ya mencionadas, hicieron innecesario cualquier tipo de acabado superficial, lográndose un bajo costo de ejecución en las terminaciones sin necesidad de mantenimiento futuro. Por otro lado el color y la textura del hormigón realizado con encofrado de tablas de madera resultó de una presencia contundente y mimética a la vez, permitiendo que la obra se exprese en armonía con el paisaje. Es síntesis, una envolvente de dos únicos materiales – hormigón y vidrio – resuelve la integración con el paisaje y da respuesta a los temas formales, estructurales, funcionales, de terminaciones y de mantenimiento.
Con idéntico criterio la resolución de las actividades al aire libre fue el resultado de realizar la menor operación sobre ese ambiente. Se evitó todo tipo de ajardinamiento no sólo por la comodidad de no mantenerlo sino para evitar dejar expresado límites innecesarios en un paisaje por ahora poco construido, ni sectores contrastantes con las características paisajísticas del este ambiente privilegiado. Nos gusta esa marcada homogeneidad del bosque de coníferas solo interrumpida de tanto en tanto por alguna acacia y pastizales de nuestra pampa que son por otra parte la vegetación dominante en los médanos próximos al mar.

VARIAS CASAS, ALGUNOS INTERROGANTES
La propuesta que nuestro estudio viene realizando en el bosque de Mar Azul, tan preocupada en integrarse a ese ambiente que la origina, y tan alejada de los estereotipos del lugar, ha encontrado muy buena aceptación. Son varios los encargos de casas con un pedido expreso de repetir la misma solución estético constructiva y que valoran tanto las decisiones sobre un uso mas relajado de la vivienda, como la falta de mantenimiento de la construcción. Esto es, sin duda, muy gratificante para nosotros pero a su vez nos plantea una serie de interrogantes que se convierten en materia de reflexión en cada nuevo pedido. Dejarlos planteados es una manera de empezar a buscarle solución.
Nos preguntamos: ¿Si la propuesta se presenta funcional tanto a la unidad ambiental cómo a los requerimientos estéticos, de uso y de mantenimiento de los comitentes, es válido buscar una nueva solución sin otra justificación que no sea probar con algo diferente, apostando sólo a la novedad?
Si por el contrario optamos por continuar haciendo casas de hormigón visto ¿es lícito producir cambios en su apariencia utilizando por ejemplo un encofrado fenólico, manipulando la superficie de terminación con acabados especiales o usando hormigones coloreados? Todos estos procedimientos ¿no son maniobras de carácter puramente decorativo que van contra los principios de austeridad y sencillez que dieron origen a la propuesta?
Repetir esta propuesta de materialidad como un prototipo donde se reelabore con cada encargo su pertenencia al paisaje y las diferentes maneras de habitarlo ¿no parece lógico y éticamente correcto?
¿Ese sería entonces el desafío de cada nuevo proyecto? ¿Concentrarse en adaptar este prototipo a los usos específicos de cada comitente y a las particularidades de su entorno? ¿Insistir cada vez con más fuerza – ayudados por la trascendencia- en que lo que allí se construye no puede romper con la unidad paisajista que representa ese bosque? ¿Insistir en encontrar la manera de transformar cada casa en “nido o madriguera (1)“?

(1) termino usado por el arq. Felipe Uribe para referirse nuestras casas de Mar Azul en el nro 17 de la revista 1:100)

Con estos interrogantes encaramos la Casa JD.

MEMORIA

El lugar
El terreno de 20m x 30m sobre el que debíamos intervenir se encuentra muy forestado con pinos marítimos de gran porte. Presenta la particularidad de que su frente esta muy elevado respecto del nivel de la calle, y si bien esta situación complica la resolución del acceso al predio, ofrece la ventaja de que la casa así elevada, quede muy poco expuesta a las miradas de los que pasan por la calle y además era posible imaginar que desde su interior se pudieran obtener vistas al paisaje por encima de las construcciones vecinas. Además de la diferencia de nivel con la calle en todo su frente, el lote presenta una pendiente en diagonal desde el fondo hacia el mismo de 3.00 m.

El encargo

El pedido del comitente fue una casa para ser usada durante gran parte del año, de sólo dos dormitorios y dos baños, uno de ellos en suite, pero con una zona social suficientemente grande como para poder armar espacios de diferentes usos ya que es habitual recibir muchos amigos. Además se requería, que en ocasiones, algún sector de esta área social pudiera ser transformado en lugar para dormir. La cocina debía estar integrada a la zona social y se resaltó la necesidad de disponer de generosas expansiones al aire libre. La superficie total no debía superar los 150 m2.

La propuesta
El relieve particular del lote, la privacidad resultante del lo elevado del mismo respecto de la calle, las vistas al bosque libres de construcciones próximas y la particularidad del programa requerido, son los temas que hacen singular a esta casa con una propuesta estético constructiva similar a las otras construidas por el estudio en Mar Azul.
La propuesta fue concebir la vivienda como dos prismas puros, ubicados en un claro entre los árboles, de diferentes alturas, que se interceptan perpendicularmente y a medios niveles,. La importante pendiente del terreno fue aprovechada para esconder parte del programa requerido, reduciendo de esta forma la presencia de lo construido. Con esta disposición volumétrica se consiguió dotar a la casa de la variedad de espacios requeridos sin perder independencia de uso entre los mismos. Todos los ambientes de la zona social se vinculan a través de grandes aberturas con terrazas al exterior resueltas con decks de madera y el dormitorio principal elevado cuenta con una terraza de expansión cubierta.

La organización funcional
Se accede a la planta principal a través de un deck elevado respecto del terreno natural, que se desarrolla a lo largo del lado mayor de esta planta, de manera que, abriendo la carpintería corrediza se consigue una total integración entre el interior y el exterior. Este nivel de acceso es un espacio único en donde, quedan definidos los distintos usos, mediante diferencias de alturas producidas por la intersección de los prismas y las sectorizaciones con tabiques de hormigón. De esta manera el espacio al que se ingresa cuenta con un sector para estar frente a la chimenea y también con un banco pensado para servir de asiento para una comida informal en una mesa baja. Desde este sector puede verse de frente el comedor con su expansión a otra terraza, la cocina integrada a éste mediante una serie de tabiques de hormigón que además de resolver el equipamiento (mesadas bajas, una barra y la mesa), resguardan de las vistas directas el sector de trabajo de la cocina. Hacia un costado se dispone de otro estar, resuelto alrededor de una salamandra exenta, que puede transformarse en dormitorio. En el centro de la planta, la intersección de los dos prismas, crea un espacio de doble altura donde son protagonistas tanto las escaleras a medios niveles que conducen a los dormitorios, como los efectos lumínicos y la visión del paisaje que se obtiene por la diferencia de altura de la volumetría o a través de grandes aberturas. Bajando y semienterrado en una situación muy reservada se encuentra el baño general y un dormitorio y hacia arriba se desarrolla, aislado del resto de la casa, el dormitorio principal con su baño privado que se prolonga al exterior en un terraza semicubierta. Ambos dormitorios están atravesados por un pino, añoso, muy robusto, que no se quiso derribar.

La construcción
La casa está construida con tres materiales básicos: hormigón a la vista, vidrio y madera en los deck exteriores. Las losas de los diferentes volúmenes apoyan mediante tabiques y vigas invertidas de hormigón visto y están terminadas con una pendiente mínima para que se produzca rápidamente el escurrimiento del agua de lluvia. Se utilizó un hormigón H21 con el agregado de un fluidificante para que esta mezcla con escasa cantidad de agua al fraguar, resulte de mucha compacidad y no requiera de impermeabilización. Los escasos tabiques interiores de ladrillos huecos están terminados en alisado de cemento, el piso es también de paños de alisado de cemento divididos por planchuelas de aluminio. Las aberturas son de aluminio anodizado color bronce oscuro. El sistema de calefacción, dado que no existe gas natural en la zona, se resolvió con un sistema que combina salamandra, estufas a gas envasado y estufas eléctricas.

Mobiliario
Salvo las camas, los sillones y sillas el resto del equipamiento de esta vivienda está resuelto en hormigón.

Vivienda aislad 2013 work 01

Casa para un Di

Los requerimientos para esta casa eran privacidad y afinidad con la profesión del cliente, el diseño industrial.

 

Casa para un diseñador industrial, Tokio. Koji Tsutsui y AsociadosKoji Tsutsui y Asociados | Foto: Masao Nishikawa

Las pautas establecidas por el cliente para Koji Tsutsui incluyen: un taller abierto al exterior, un estudio con vistas al garage, un área de día donde sus atesorados productos industriales serán exhibidos, y el dormitorio más un cuarto de huéspedes completamente separados.

Casa para un diseñador industrial, Tokio. Koji Tsutsui y AsociadosFotos: Masao Nishikawa

 

Casa para un diseñador industrial, Tokio. Koji Tsutsui y AsociadosKoji Tsutsui y Asociados | Foto: Masao Nishikawa

 

Casa para un diseñador industrial, Tokio. Koji Tsutsui y Asociados
EscaleraKoji Tsutsui y Asociados | Foto: Masao Nishikawa

 

Casa para un diseñador industrial, Tokio. Koji Tsutsui y Asociados
EscaleraKoji Tsutsui y Asociados | Foto: Masao Nishikawa

 

Casa para un diseñador industrial, Tokio. Koji Tsutsui y AsociadosKoji Tsutsui y Asociados | Foto: Masao Nishikawa