Casa Tenerife

Casa en Tenerife

Corona y P. Amaral Arquitectos

English text at DeZona

La ubicación de la casa, sobre el borde de un impresionante acantilado de 300 metros con vistas a una playa de arena negra, al volcán Teide y a una gran extensión de la costa norte de la isla de Tenerife, ha resultado decisiva para la propuesta arquitectónica.

La idea de la casa consiste en insertar una pieza monolítica de hormigón y vidrio sobre una plataforma de madera en el borde del acantilado, enfatizando así la geografía de la parcela.

Se ingresa desde el nivel superior a un volumen de dos alturas que alberga un espacio libre con vista directa hacia el Teide. Desde allí el mar aparece como una pared vertical.

Una plataforma de madera de Ipé rodea una alberca negra situada en el borde del acantilado. El espejo de agua se funde con el mar. La madera y el agua de la terraza subrayan el grandioso paisaje, a la vez que éste se enriquece con la arquitectura.

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

 

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

 

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

 

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

 

(ver más planos de casas en Arquitectura Arkinetia)

Por medio de una escalera recta se desciende al salón-comedor-cocina. La pared norte de éste soporta una gran biblioteca en doble altura de panel DM lacado y una sencilla chimenea. El resto es una gran cristalera de vidrios a hueso, sin carpintería para evitar cualquier interrupción de las vistas.

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral Arquitectos
EscaleraCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

 

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

 

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

 

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

La otra ala, de una sola planta, alberga dormitorios y servicios. Este volumen bajo se introduce en el de doble altura creando una L que encierra la terraza y la piscina. Los baños y vestidores son una caja de tabiquería seca acabada en DM lacado, modulada de forma que no se identifican las puertas y constituyendo un contrapunto a la fachada acristalada que da al mar.

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

Una persiana de módulos rebatibles de madera de Ipé confiere a la fachada la imagen de un cuerpo semitransparente y continuo. Este recurso enfatiza el carácter cambiante del entorno. Unos paneles corredizos de DM lacado separan o conectan entre sí los dos dormitorios, permitiendo el uso independiente de ambos ya que se puede acceder a ellos desde la terraza y tienen cada uno un baño incorporado. El del segundo dormitorio se desintegra ubicándose un lavabo y una bañera de hormigón en el espacio de la habitación.

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral Arquitectos
BañoCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

 

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

 

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

 

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

 

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

La jardinería, de especies autóctonas propias de los acantilados, se sitúa exclusivamente en el talud situado entre la calle y el volumen construido, de forma que la casa parece insertarse en la ladera natural.

En el sótano, y con acceso independiente desde la terraza, se ubica un gimnasio desde el que se puede ver el interior de la alberca por medio de una pared de vidrio. El resto de la superficie de la planta sótano aparece ocupada por una galería de servicio donde se ubican las instalaciones de fontanería y saneamiento que, de esta forma, resultan registrables en su totalidad.

Una pérgola exenta, de acero y madera, proporciona sombra a una parte de la terraza.

Casa en Tenerife. Corona y P. Amaral ArquitectosCorona y P. Amaral Arquitectos | Foto: Roland Halbe

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s